Talleres y Gruas Benito
Cantera Rojilla

Muchos entrenadores se forman viendo la tele, otros, como es el caso de Juan, estudian y vuelven a repasar todos los conceptos del fútbol. No deja nada al azar, es una virtud que otros entienden mal, quiere tener todo controlado. Esa es la misión de los entrenadores de cantera, ser educador, técnico, masajista, utillero, psicólogo, etc. Para eso hay que reinventarse y Juan lo hace, por eso quiere que los demás, los que tiene a su alrededor, devuelvan de forma deportiva todo lo que él, les ha prestado.

Escucharle es aprender, porque nuestro entrenador es algo más, que el simple míster, que saca un equipo el fin de semana. Es fútbol, examina, comprende, reprende y no “se casa con nadie”. Porque tiene una fuerte personalidad, pero bien entendida, la personalidad del que sabe y que quiere demostrar que el fútbol es un deporte de caballeros y no de maleducados. No permite las malas formas en su entorno, otra virtud, que también le ha traído algún problema, pero sabe capear el temporal, está curtido en mil batallas.

Se olvida pronto de los malos momentos, y un buen momento lo recuerda, como recuerda que jugadores pasaron por sus equipos y se siente orgulloso de haber contribuido a su formación. Es feliz con una copa de vino blanco y con un pincho de tortilla, simple, todo lo contrario de su faceta de entrenador, que siempre quiere dar un paso más hacia la excelencia.

Si tuviera un hijo que jugara al fútbol, ¿me gustaría que Juan Cortés fuera su entrenador? Sencillamente, sí.

1. Juan Cortés tiene una dilatada experiencia en el fútbol, dinos ¿Cuál es ese curriculum como entrenador?

Comienza mi primera etapa como monitor en el año 97, habiendo entrenado hasta la actualidad en dos entidades locales pasando por todas las categorías de las escalas inferiores a excepción de la categoría juvenil y sénior, que pese habérseme ofrecido en distintas ocasiones (el sénior fuera de la localidad), siempre he rechazado por razones personales .

Decir que en estos años, y siempre en fútbol 11 se ha conseguido alcanzar, en distintas ocasiones, clasificaciones que han dado opción a jugar fases de ascenso de categoría, habiendo despuntado varios jugadores, donde a fecha de hoy, alguno está intentando cumplir su sueño. Desde aquí, decirle que espero y deseo que lo consiga.

2. ¿Cuándo, dónde y porque decidiste dar el paso como entrenador?

Decidir qué quieres involucrarte, o tomar parte en esta parcela deportiva, es algo que en mi opinión debe de meditarse bien, pues en mi caso no lo hice hasta que tenía la total certeza de poder cumplir con la exigencia que ello conlleva. El dedicarte a entrenar, por lo menos para mí, supone una responsabilidad y al mismo tiempo una serie de obligaciones, dado el compromiso que asumes en el momento de aceptar esa tarea, tanto con el Club como con el equipo que te asignan, aparte de todo lo que conlleva el obtener la formación deportivas que cada cual considere oportuno obtener.

Como he comentado anteriormente, comencé como monitor en el CD Rota en 1997, en la categoría de alevín, permaneciendo en el fútbol 7 cuatro años. Con posterioridad, y dado que había opción de poder entrenar en fútbol 11, me decidí a realizar el Nivel 1 y 2, entrenando a equipos de futbol 11 hasta la actualidad.

Como todo el que ha jugado al fútbol,  buscando y frecuentando un entorno sano,  y que además lo tiene cerca en el día a día por tener hijos en la edad de practicarlo, creo que es normal que el que tiene esa inquietud por seguir ligado al deporte del fútbol, intente hacerse útil para los demás y contribuir en la medida de lo posible, como ha sido y está siendo en mi caso como entrenador.   

3. En tu carrera deportiva, ¿Cuál ha sido tu mejor y tu peor momento?

Indudablemente, cuando alcanzas un objetivo, bien sea de tipo personal con algún jugador, aunque sea muy pequeño o bien deportivo con el equipo, ya sea en un entrenamiento, partido o temporada, es sin duda un motivo de alegría y satisfacción. Para mí todas las alegrías quedan en el recuerdo y de los momentos malos, en lo deportivo, me olvido rápidamente, sin no antes sacar  conclusiones e intentar mejorar si es posible.  

4. El entrenador nace, se hace o te hacen.

Pienso que es una mezcla de todo. Va con una forma de ser, de vivir y entender el deporte y la sociedad. La condición y circunstancias personales también juegan un papel importante a la hora de ser entrenador. ¿Es necesario haber jugado al fútbol? Creo que no. Ayuda: sí. Un jugador de fútbol puede ser entrenador?  Sí. ¿Será útil o no como entrenador?: Depende de otros muchos factores o circunstancias. ¿Ayudan los cursos de formación y el entorno del fútbol? Sí.  Pero sobre todo, siempre tiene que haber una buena predisposición y capacidad para llevar a cabo un trabajo, que en este deporte no suele reflejarse a corto plazo.

5. Defínete como entrenador. ¿Qué significa para ti ser entrenador de fútbol?

El que me conoce, sabe perfectamente que no me gustan ni los triunfalismos ni protagonismos, eso es papel de los jugadores que son los verdaderos y únicos protagonistas, aunque haya a veces adultos que quieran usurpar ese papel. En mi opinión, que puede o no compartirse, si tuviera que establecer un porcentaje sobre a quién corresponde el éxito o fracaso, diría que el 75% corresponde a los jugadores y el 25% al entrenador. En el fútbol, al igual que de medicina, todo el mundo opina, aunque después no se tenga conocimiento de causa. Somos así.

En cuanto a los entrenamientos intento que éstos sean dinámicos, exigentes y aplicables a la realidad de los partidos. Hay que tener en cuenta que en estas categorías, entre jugadores,  existen diferencias físicas, futbolísticas y conceptuales entre otras. Siempre intento buscar una media o equilibrio en cuanto a los ejercicios y esfuerzos,  pues no cabría pensar en hacer entrenamientos individuales o reducidos.

Independientemente de los equipos que he dirigido, y adaptándome a las edades en cada momento, siempre he tenido unas exigencias en común con todos los jugadores y coincidente conmigo al mismo tiempo, y que son la responsabilidad, entrega, compromiso y educación. Sólo pido lo que doy.

Dejando a un lado el éxito o fracaso deportivo, en mi opinión, el entrenador y no sólo en este deporte, debe de transmitir a través de la actividad realizada unos valores que contribuyan a la formación personal, social y deportiva de los jugadores.

6. ¿Tienes algún ejercicio concreto que lo repitas mucho, porque defina tu patrón de juego?

En cualquiera de los ejercicios que se realizan, sea en espacios reducidos o amplios,  exijo lo mismo que en un partido: entrega, rapidez, verticalidad y finalización adecuada. Cuando un entrenamiento o partido ha acabado, el jugador debe de irse al vestuario con la satisfacción de haber hecho todo lo que estaba a su alcance, tanto individual como colectivamente. El jugador sabe perfectamente cómo ha estado en el partido.

7.¿Cómo crees que debe ser la relación entre el entrenador y los jugadores?

Debe de haber una relación de confianza mutua. Personalmente creo que ese margen de confianza, desde el respeto, siempre se la he transmitido y dado a todos los jugadores a los que he entrenado. La sinceridad debe de estar siempre presente.

El éxito o fracaso de un entrenador también se manifiesta en tener o no la capacidad de mantener un grupo de jugadores en el que exista una ilusión y buena armonía.

8. ¿Cuál crees que debe ser la virtud más importante en un entrenador?

El conocimiento sobre cada jugador y el transmitir su forma de ver el fútbol a los mismos.

9. Como va cambiando tanto el fútbol actual, ¿piensas que el entrenador tiene que estar en continuo aprendizaje?

Se debe de estar en aprendizaje y reciclaje. Cada entrenador intenta implantar su forma de ver el fútbol, sistema y estilo de juego intentándolo llevar a la práctica, pero debiendo tener siempre presente las cualidades de los jugadores que componen el equipo, la actualidad del fútbol o estilos pasajeros de juego, los métodos de entrenamiento,  sin olvidarse de los medios materiales de que se dispone y de las categorías donde se va a aplicar. El querer a veces no es poder.

10. Para finalizar algo más personal:

• Una manía: La puntualidad, aunque su falta lo considero un defecto.

• ¿Cuál ha sido tu último capricho?: Un viaje.

• Virtud: Sinceridad.

• Defecto: Esperar de los demás lo mismo que yo haría o daría.

• Comida favorita: Tortilla.

• Bebida favorita: Vino blanco.

• Un color: Dos, azul y blanco.

• Vacaciones en: Cualquier sitio tranquilo normalmente cerca del mar.

• Si no fuera militar hubiera sido profesor de matemáticas o lengua.

• El mejor futbolista: como medio centro Clarence Seedorf.

• Un entrenador: de la última época Jürgen Klopp.

• Nunca perdonaría: Faltar a la verdad con intención de perjudicar a otro,-s intencionadamente.             

• Lo que más te hace reír: Una buena imitación o escuchar un monólogo donde haya ingenio y sarcasmo.

• ¿Qué significa para ti la UD Roteña? Más que significar, diría representar. Para mí no representa sólo unos colores que defender en lo deportivo, sino que además, la gente del Club y entorno te hacen percibir y sentir, desde el primer momento en que entras a formar parte de este Club, la cercanía, acogimiento, y ayuda personal o material en caso de ser necesaria. Siempre hay alguien ahí. Es por algo que siempre se ha escuchado eso de “LA FAMILIA ROJILLA”.  Sólo entiendes esto cuando estás cerca.

 

CanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojilla
Publicado: 26/01/2017 - Cantera Rojilla