Cantera Rojilla

La U.D. Roteña ha cumplido recientemente sus bodas de oro. Todo un logro para una institución modesta dedicada a la práctica deportiva que ha conseguido establecerse como uno de los pilares que sustentan el deporte local.

Los fines de su fundación se establecieron en dar una salida a los aficionados al deporte rey que no tenían cabida en el otro club de la localidad, y a lo largo de los años ha sabido mantenerse fiel a sus principios superando todo tipo de adversidades.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, y el mundo del futbol también. A la prostitución a la que ha sido sometida por parte de los grandes clubs, junto con la ampliación de la oferta deportiva así como de entretenimiento general, los clubs modestos como el nuestro deben replantearse una serie de cuestiones:

  • ¿Qué fines debe cumplir el club?

  • ¿Cuál debe ser su aportación a la sociedad?

  • ¿Debe centrarse exclusivamente en lo deportivo o debe explorar otros ámbitos?

  • ¿Qué debe hacer para llegar a más población?

Estas preguntas podrían ampliarse mucho más, pero no quiero extenderme en este aspecto.

Un club deportivo, al igual que cualquier tipo de asociación, está compuesta por personas que tienen un interés común, y es fundamental que todos remen en el mismo sentido para que se pueda avanzar en la dirección correcta, desde el presidente hasta el último de los socios.

Es fundamental, repensar la actividad del club, para ello, no es exclusivamente necesario una mayor inversión económica, no todo se consigue con dinero, sino comenzar por maximizar las fuentes de ingresos, hacer el club más cercano a los vecinos y vecinas, que éstos se sientan identificados con los colores del club, para ello es fundamental introducir los valores del club en los centros educativos, en el resto del tejido asociativo local, participar en encuentros, charlas, actividades ajenas al club pero que lo acerquen a la sociedad, maximizar el uso de las instalaciones que posee para que salga del compartimento estanco en el que se ha introducido y genere la sinergia suficiente para poder crecer en cantidad y calidad.

Son muchas las actividades que se pueden llevar a cabo, y aprovechar los conocimientos de cada una de las personas que forman la U. D. Roteña en la consecución de los objetivos propuestos.

Hay que tener altura de miras, y no planificar la temporada presente sino llevar a cabo un plan estratégico que alcance los próximos veinte años.

Las personas pasan, pero las instituciones permanecen, marcar el camino a seguir hoy para que pueda ser recorrido por los que vengan con mayor facilidad.

Todo lo que se hace se puede medir, sólo si se mide se puede controlar, sólo si se controla se puede dirigir y sólo si se dirige se  puede mejorar”  Pedro Mendoza 

Publicado: 16/01/2019 - Manuel Carmona