Cantera Rojilla

Allá por 1993, año arriba, año abajo, un grupo de adolescentes nos reunimos con la idea de organizar un grupo que animara a nuestro equipo, La Roteña. De aquella reunión nacieron “Las Brigadas Rojas”.

Éramos en torno a unos 20 jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 18 años, que en la mayoría de los casos, habíamos jugado en las escalas inferiores, y habitualmente íbamos los domingos al futbol.

Nuestro objetivo era retomar el legado de la ya extinta “Peña Blanco y Negro” donde participaban personas como Pepe Sangre, Chato o Juan Conejo, entre otros, que debido al paso imperturbable del tiempo, habían dejado de asistir como hinchas.

Nuestro acto de presentación fue un partido, no recuerdo bien contra quién,  para el que nos hicimos con banderas, bombos, bocinas, etc. Nos “concentramos” en un bar que existía en la C/ Écija y desde allí, ondeando banderas y haciendo todo el ruido posible, nos fuimos al campo a animar. Los vecinos se asomaban a las ventanas al oír el alboroto, e incluso algunos chavales al vernos se unieron al grupo y vinieron al campo con nosotros. Al llegar al campo de futbol todo el mundo se quedó sorprendido, ya que hacía tiempo que no se vivía un ambiente tan festivo en el Puntas Velas.

El equipo se vino arriba, y parecía estar jugando en primera división, al menos así lo vivimos nosotros. Los equipos que visitaban nuestro campo, salían acomplejados por el gran ambiente y lo principal es que era un momento en el que nos divertíamos animando y viendo a nuestro equipo.

Como ocurrió anteriormente, el tiempo pasó también por nosotros, por lo que también dejamos de ir al campo como hinchas, para convertirnos, los que permanecemos viendo a la Roteña, en meros espectadores.

Poco a poco, ese ambiente, se ha ido perdiendo en las gradas del Puntas Velas, aunque la afición sigue ahí, las banderas y los gritos de ánimo se fueron apagando quedando en un recuerdo de tiempos mejores.

Sería bonito, volver a ver la zona de preferencia con banderas rojinegras, con los gritos de ánimo de decenas de jóvenes animando al equipo, y que las Brigadas Rojas, renacieran con otro grupo de jóvenes dispuestos a levantar el estandarte de la afición.

“La mejor afición es la que aplaude las victorias y reconoce el esfuerzo en las derrotas”

Anónimo.

Publicado: 08/11/2018 - Manuel Carmona