Cantera Rojilla

Francisco de Asís Rivelott Reguera, Curro Rivelott, 18 años, de Jerez de la Frontera, muy joven, tanto que en los “rondos” siempre va al centro, por ese motivo. Sin embargo es difícil entender como tiene esa madurez, estilo, garra, pero sobre todo esa elegancia con el balón en los pies. Puede ser porque su espejo se llama Busquets, el que todo lo hace fácil, entiende el juego con y sin balón, sabe situarse y siempre está presente en la jugada. Así es Curro, el “pequeño Busquets”, la elegancia con y sin balón. Llegó tarde al fútbol, tanto que empezó en los alevines de los Marianistas, allí se forjó llegando a cadetes de segundo año, hasta que el Xerez Deportivo FC se fijó en él. Ya ves lo que son las cosas, en su primer año de cadetes, debutó con tan solo 15 años frente al CD San Benito. Sus años de juvenil también los compartió con el equipo azulino senior.

Se define como un jugador que mira y trabaja por y para el equipo, con buen manejo de balón, visión del juego, abarca bastante campo y lleva los tiempos del partido. Yo a eso le añadiría, que tiene garra y no se deja amedrentar por nadie, cosa que es necesaria en este fútbol actual. Es un exponente más de la calidad del equipo de Toni López, de un proyecto colectivo joven y atrevido. En sus comienzos jugó en varios puestos, de central, incluso de lateral. Toni, perdona el atrevimiento, no me lo saques del centro del campo, Curro es un espectáculo y dará muchas tardes de gloria, jugando con el smoking puesto.

Para Curro Rivelott la Roteña es un club grande, que ha jugado en Tercera División, que tiene una gran afición, que se vuelca con ellos en los partidos y sobre todo, porque ha sido escaparate de grandísimos jugadores. Para él es una responsabilidad, a la vez que un orgullo crecer en este club, porque se siente muy arropado por los aficionados, pero sobre todo por el grupo humano que se ha formado, dice que tiene un vestuario con un gran ambiente. De cómo llegó a la Roteña, comenta que tras tres semanas de pretemporada habló con Edu Villegas para salir cedido a la Roteña. Tiene que agradecer las facilidades que le dieron tanto en su equipo como en la entidad rojilla. “Formarme aquí como jugador y persona es un lujo, volver al Xerez DFC es una meta” y yo le diría, por qué no a un equipo grande, tiempo al tiempo. Eso sí, Curro tiene los pies en el suelo y sólo contestó lo siguiente: “ahora sólo estoy centrado en la Roteña y darlo todo en este equipo, hay que conseguir la permanencia, disfrutando del fútbol, con el trabajo que realizamos, las ganas y el esfuerzo colectivo. En cuanto a mí, soy muy joven y solo pienso en seguir formándome”.

Publicado: 15/09/2018 - Redacción