Talleres y Gruas Benito
Cantera Rojilla

El que se pica, ajos come. Así de petulante voy a comenzar este artículo. Es que estoy harto de ver la comparativa y como aquí lo que se plasma es mi opinión, pues va. Ya llevo muchos años en esto del deporte y sobre todo, muchos años en el fútbol, he visto de todos, directivos incompetentes, jugadores broncas, niñatos de papá y toda esa fauna. Voy a realizar una comparativa del esfuerzo de algunos jugadores y de los atletas y triatletas. Vaya por delante que por ejemplo en el caso de la Roteña, la culpa del mal momento que está pasando tiene nombre y no es otro que el del Presidente. Pero como bien dice el refrán “lo cortés no quita lo valiente” algunos jugadores no están rindiendo a su mejor nivel y no dan lo que tienen dentro.

Todo son excusas, peticiones y brazos en jarra, que este campo no me gusta, que no podemos entrenar en césped artificial, que no me han dado lo que me corresponde etc. Después cuando entran al campo, llegan tarde a todos los balones, se enfadan si los cambia el entrenador, se vuelven de espaldas cuando un rival hace el intento de poner un balón en largo, todo un despropósito. Quizás algunos de estos chavales han sido malcriados en el fútbol, le han dado mucho más de lo que se merecen. Primero demuestra y después pide, esa es una buena norma. Si lo tienen todo, ropa, campo, desplazamientos, compensaciones, un entrenador y un campo digno para jugar. Sois la hostia compañeros. No se os puede criticar, porque os molesta, si el entrenador te cambia, haces la espantada, exiges más compensaciones, te molesta todo y después descenso tras descenso.

Partidos donde a los aficionados se les cae la cara de vergüenza, a muchos jugadores no, porque en verdad no la conocen. Pues detrás de ustedes compañeros, hay muchas personas trabajando para que tengáis de todo, respetar. Ahora, os voy a comparar con un triatleta José Luis Pérez y un atleta Manuel Gatón. El esfuerzo que realizan estos dos amigos, no es solo físico, sino también familiar y económico. Empecemos por lo económico, ellos se pagan su entrenamientos, sus participaciones en eventos, desplazamientos, material deportivo, fisioterapia, todo, absolutamente todo corre a cuenta de sus humildes bolsillos. Después está el sacrificio físico, estos no entrenan como ustedes, un par de horitas, tres días por semana, que va. Sus entrenamientos son de horas corriendo, gimnasio, bicicleta, piscina y a qué horas. Por ejemplo, José Luis se levanta diariamente a las 6:30 para acudir al gimnasio o la piscina para entrenar antes de ir a trabajar. Después por la tarde, otra ronda de entrenamientos, ya sea carrera o bici. Todo esto, lo tienen que compaginar con su vida familiar y laboral, ambos no reciben nada a cambio, bueno sí, mi respeto y el de sus compañeros, ya que son dos grandes atletas. A ver si vamos tomando un poquito de ejemplo, ¿vale?.

Publicado: 12/10/2017 - Redacción