Talleres y Gruas Benito
Cantera Rojilla

Debido a los tiempos que corren en que, cada vez desde edades más tempranas se enseña a los niños a competir, a pelear por ganar, buscando por encima de todo el resultado deportivo, dejando muchas veces de lado la formación y educación, no solo deportiva, sino en valores; es por lo que, con afán de motivar y enseñar el fair play y la educación de los menores en cuanto a deportividad desde pequeños, surge la idea de la creación de la TARJETA VERDE.

Por desgracia, cada fin de semana podemos ver en numerosos campos de fútbol no solo en categorías seniors, sino, cada vez más en categorías formativas y cada vez con más asiduidad en categorías de base y con niños más pequeños, altercados, riñas, abucheos, insultos, peleas, amenazas e incluso agresiones por parte de público, familiares, técnicos y hasta jugadores, ensuciando no solo nuestro fútbol, sino también la educación de los niños y también el nombre de nuestra población, equipo y por ende, el de nuestro bello deporte.

Es por ello que, con el ánimo de fomentar la deportividad, suavizando de este modo este comportamiento negativo o, en su defecto, al menos demostrando a esas personas que no se comportan como debieran dentro y fuera de nuestros campos, que desde dentro de nuestro fútbol queremos hacer mejor las cosas y que los niños, con su comportamiento ejemplar dentro del terreno de juego pueden educar a esas personas, es por lo que sugiero pudiera establecerse esta medida con el ánimo de demostrar que desde la base podemos hacer mucho por nuestro deporte, demostrando buenas maneras que contangien al resto de personas que componen nuestro fútbol a comportarse de forma correcta, ejemplar y civilizada dentro de nuestros campos.

La tarjeta verde, en clara alusión a un semáforo de la deportividad, siendo la Roja, la expulsión, la amarilla, el apercibimiento de expulsión y la verde, en contraposición con las anteriores, la utilizada para premiar el comportamiento deportivo cívico o ejemplar para con sus compañeros, rivales, árbitros, público, etc. De todos es sabido que la labor del árbitro es, además de enseñar y formar en categorías de fútbol base, la de impartir justicia dentro del terreno de juego. De este modo, su labor, sería además, la de premiar o recompensar cualquier jugada que, a su estimar, fuese merecedora de reconocimiento tanto al niño como al entrenador, delegado o cualquier técnico incluido en el acta del partido, (pudiéndose ampliar incluso al público asistente al encuentro) que efectuase la acción deportiva merecedora de premio, en el mismo momento de la realización de la misma, con lo que el premio sería doblemente efectivo: Por un lado, espolearía al niño a un comportamiento deportivo y por otro lado, serviría de ejemplo a sus compañeros y adversarios en ese partido, con lo que sentaríamos unas bases de ejemplo y deportividad, tan necesarios en este nuestro mundo del fútbol, del mismo modo que veríamos como el árbitro sería a su vez visto como repartidor de premios y no solo como Juez a la hora de sancionar.

Por este motivo de deportividad y al haber recibido la temporada 2016/2017 la Tarjeta Verde el jugador rojillo Gabriel Puyana Puyana será gardonado por el Aula de Fútbol de la Universidad de Cádiz. Este premio se le entregará al central roteño el próximo miércoles día 4 de Octubre a las 18:00 horas en el Salón de Actos de la Excma. Diputación de Cádiz.  También habrá otro roteño galardonado en este acto como Julián Reales. Felicidades a los dos y que cunda el ejemplo tanto en los deportistas como en los aficionados.

Fuente: Federación Andaluza de Fútbol /Kike Caba.

 

CanteraRojillaCanteraRojillaCanteraRojilla
Publicado: 30/09/2017 - Redacción